Todos los envios siempre gratis *

19 Productos
Configurar sentido ascendente

La vitamina E, también conocida como alfa tocoferol, está considera como la auténtica fuente de juventud. Actúa como un poderoso captador de radicales libres, retrasa el proceso de envejecimiento, protege el corazón y las arterias, aumenta la fertilidad y estimula el funcionamiento del sistema inmunitario

Los estudios han demostrado que solo el 50 por ciento de la población toma suficiente vitamina E a través de los alimentos para cubrir sus necesidades básicas diarias.

La vitamina E es una verdadera fuente de juventud para las células, ya que protege las membranas celulares de la oxidación y, por lo tanto, evita su destrucción.

Además de su efecto antioxidante, la vitamina E tiene múltiples beneficios para el corazón, la sangre, los músculos, los nervios y los tejidos del organismo.

La vitamina E tiene beneficios citoprotectores y antiinflamatorios y, además, favorece la fertilidad. Debido a ello, la vitamina E no solo es importante para los enfermos y las parejas que quieren tener hijos, sino que también protege a nivel general y de forma activa contra la aparición de graves enfermedades, como el infarto de miocardio o los tumores.

¿Qué es la vitamina E?

  • La vitamina E se encuentra en 8 formas distintas: cuatro tocoferoles (α-, β-, γ-, y δ-) y cuatro tocotrienoles (α-, β-, γ-, y δ-). El alfa tocoferol es la única forma activa para el organismo, por lo tanto, la encontramos en mayores cantidades en sangre y tejidos
  • La vitamina E forma parte de las membranas celulares y las protege de la oxidación.
  • Además de ser el antioxidante más importante, también protege el organismo de los radicales libres generados por procesos metabólicos o factores ambientales.
  • La vitamina E fortalece el sistema inmunitario, protege los vasos sanguíneos contra los depósitos de grasa nocivos y mantiene y repara los músculos, los nervios, la piel, el cabello y las mucosas.
  • La vitamina E mejora la circulación y la fluidez de la sangre.
  • Debido a su efecto anti-inflamatorio, la vitamina E es esencial para combatir las enfermedades reumáticas.
  • Los estudios realizados han revelado que solo el cincuenta por ciento de la población consume la dosis necesaria que el organismo necesita de vitamina E.
  • Dado que la vitamina E no puede ser generada por el organismo, debe ser suministrada a través de la alimentación.
  • La vitamina E está contenida principalmente en las plantas y en los aceites vegetales.

Beneficios de la vitamina E

La función básica de la vitamina E en el cuerpo humano es su efecto antioxidante. La vitamina E capta los radicales libres que se generan en el metabolismo o en el medio ambiente, protegiendo las células de su destrucción por la oxidación.

Otro de sus beneficios, es su capacidad para proteger contra la formación de los coágulos de sangre y los depósitos de las placas de grasa en el interior de los vasos sanguíneos. La vitamina E también tiene efectos anti-inflamatorios y está implicada en el metabolismo de los ácidos nucleicos y de los aminoácidos.

La vitamina E está recomendada para:

  • En casos de inmunodeficiencia
  • Con carácter preventivo, contra las enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer
  • En el embarazo y la lactancia
  • En la demencia senil
  • Para las personas que fuman
  • Para combatir el estrés
  • En el síndrome premenstrual
  • En casos de tromboprofilaxis
  • En los trastornos de absorción de grasa
  • Para las personas que siguen una dieta
  • Cuando se utilizan a largo plazo de ciertos medicamentos, como los anticonceptivos o antiepiléptico

¿Qué alimentos contienen vitamina E?

La vitamina E está contenida principalmente en las plantas, por lo que los alimentos de origen vegetal son los que tienen niveles más altos de vitamina E. También podemos encontrar vitamina E en alimentos de origen animal, pero en concentraciones mucho más bajas.

Las principales fuentes de vitamina E son los aceites vegetales y las grasas. Pero las semillas, los frutos secos, los cereales no procesados y algunos vegetales, como los aguacates, contienen una gran cantidad de vitamina E.

¿Cuáles son los síntomas de una deficiencia de vitamina E?

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Esterilidad
  • Falta de concentración
  • Debilidad muscular
  • Mayor susceptibilidad a sufrir infecciones
  • Problemas de visión
  • Fatiga
  • Manchas en la piel
  • Inflamación y dificultad para la cicatrización de las heridas

Ingesta y aplicación de la vitamina E:

Alrededor del cincuenta por ciento de la población no tiene cubiertas sus necesidades básicas diarias de vitamina E. Aunque las autoridades sanitarias recomiendan un dosis diaria de 12 a 14 miligramos de vitamina E, para la prevención contra la aparición de diversas enfermedades los estudios clínicos aconsejan que la dosis diaria debe ser de 200 a 800 UI (unidades internacionales), lo que equivale a 100 UI 67 miligramos de vitamina E.

Es importante saber que esta dosis diaria es el mínimo de vitamina E que puede tomarse para evitar los síntomas de deficiencia aguda, pero esto no es suficiente para impulsar la salud y la vitalidad. Mediante los suplementos dietéticos, no solo podemos satisfacer las necesidades diarias de vitamina E sino que también podemos mantenernos saludables.

¿Para quién es particularmente importante la vitamina E?

  • Para las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia
  • Para los deportistas
  • Para los fumadores
  • Para las personas con trastornos en la absorción de grasas
  • Para enfermos y pacientes en vías de recuperación
  • Para los que sufren una enfermedad de la bilis o del páncreas
  • Para los pacientes con demencia senil
  • Para las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado o sufren estrés
  • Para las mujeres que sufren de síndrome premenstrual
  • Las personas que toman medicamentos de forma permanente, como la píldora anticonceptiva
  • Las mujeres que sufren de síndrome premenstrual
  • Los diabéticos

Efectos secundarios e interacciones de la vitamina E

Los complementos dietéticos de vitamina E, tomados en la dosis recomendada, carecen de efectos secundarios. Si estás tomando otros suplementos dietéticos, medicamentos, o si estás embarazada o en periodo de lactancia debes consultar previamente a tu médico o nutricionista antes de tomar suplementos de vitamina E.

Dado que la vitamina E no puede ser producida por el organismo, debe ser suministrada a través de la alimentación o de los suplementos dietéticos.

Qué opinan los expertos sobre la vitamina E:

1. La vitamina E inhibe la aparición del colesterol, por lo que reduce las enfermedades cardíacas

Un estudio clínico realizado con 40.000 participantes reveló que el nivel de colesterol LDL es inofensivo, siempre que haya suficiente cantidad de vitamina E para contrarrestarlo. Los participantes en el estudio que tomaron vitamina E regularmente, experimentaron una reducción de las enfermedades cardíacas del treinta y siete por ciento.

2. La deficiencia de vitamina E durante el embarazo puede causar asma en los niños

Las últimas investigadores realizadas han constatado que las mujeres que toman poca vitamina E durante el embarazo aumentan el riesgo de que su hijo sufra de asma en un futuro.

  Cargando...