Todos los envios siempre gratis *

49 Productos
Configurar sentido ascendente
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. »
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. »

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una de las vitaminas más importantes para la salud. Fortalece el sistema inmunitario, nos protege contra los resfriados y nos hace más resistentes frente al estrés. Incluso la piel, el pelo, el tejido conectivo y los huesos no pueden formarse sin la intervención de la vitamina C, que está implicada en la coenzima que produce el colágeno.

El consumo de vitamina C también fortalece los vasos sanguíneos, evitando que el colesterol se deposite en ellos y previniendo la aparición de la arteriosclerosis.

Además de fortalecer el sistema inmunitario, la vitamina C también está implicada en muchos procesos metabólicos, como la desintoxicación y la síntesis del colágeno, el componente básico para la piel, el tejido conectivo y los huesos.

La deficiencia de la vitamina C puede ocasionar trastornos en la cicatrización de las heridas. Por ese motivo las personas con lesiones o heridas tienen una necesidad más elevada de vitamina C, al igual que los deportistas, los fumadores, los diabéticos y las mujeres que están embarazadas o en periodo de lactancia.

El ácido ascórbico combate el estrés y protege las células del envejecimiento.

¿Qué es la vitamina C?

  • La vitamina C, cuyo nombre químico es ácido ascórbico, es una de las sustancias vitales esenciales para el organismo.
  • Puesto que el cuerpo no puede producir vitamina C de forma natural, necesitamos consumirla de forma regular para mantenernos saludables.
  • La vitamina C es básica para la formación y mantenimiento del colágeno, el componente principal de la piel, el tejido conectivo y los huesos.
  • Es antioxidante y protege las células y los tejidos de los ataques de las moléculas agresivas y radicales libres.
  • El ácido ascórnico fortalece el sistema inmunitario de dos formas: favorece la creación de los anticuerpos, y es utilizada por los glóbulos blancos como defensa frente a virus y bacterias.
  • Una deficiencia severa de vitamina C puede tener graves consecuencias, como causar la enfermedad del escorbuto, la antigua enfermedad de los marineros.
  • Se encuentra principalmente en las frutas y verduras, pero su contenido es muy sensible a la luz y al oxígeno.

Efectos de la vitamina C

Sin el suficiente consumo de vitamina C, los glóbulos blancos, leucocitos, no pueden repeler las infecciones. Y tampoco puede formarse la piel, el pelo, el tejido conectivo ni los huesos, dado que la vitamina C está implicada con la coenzima básica para la formación del colágeno.

Otra de las funciones esenciales de la vitamina C,es la de ser un poderoso antioxidante que protege el organismo de los radicales libres e inhibe la formación de nitrosaminas cancerígenas. También ayuda en la recuperación del hierro que el cuerpo necesita y, además, está comprobado que combate el estrés.

La vitamina C está especialmente recomendada en los siguientes casos:

  • Enfermedades infecciosas
  • Cánceres
  • Lesiones y operaciones graves
  • Quemaduras
  • Diabetes mellitus
  • Personas con anemia por carencia de hierro
  • Estrés
  • Práctica de deportes
  • Cuando se consume nicotina, alcohol o medicamentos (antibióticos, aspirina, anticonceptivos)
  • Cuando hay una deficiencia de vitamina C debido a la desnutrición o a una diálisis
  • Para prevenir la aparición de la arteriosclerosis, osteoporosis o enfermedades cardiovasculares
  • Durante el embarazo y la lactancia

¿Qué alimentos contienen vitamina C?

La vitamina C está incluida prácticamente en todos los vegetales. Especialmente las cerezas acerola, el escaramujo y el espino amarillo tienen una concentración muy alta de ácido ascórbico. Sin embargo, los alimentos que contienen mayor cantidad de vitamina C son la grosella negra, la guayaba, el kiwi, los pimientos, los cítricos, el perejil y el repollo.

Debido a su alta sensibilidad a la luz y al oxígeno, el contenido de la vitamina C puede perderse por completo al poco tiempo de almacenar los alimentos.

¿Cómo se manifiesta la deficiencia de vitamina C?

  • Sangrado de las encías y caída de los dientes (escorbuto)
  • Estado de ánimo depresivo
  • Cambios de humor e inestabilidad emocional
  • Debilidad del sistema inmunitario
  • Resfriados frecuentes
  • Fatiga
  • Dificultad para concentrarse
  • Lenta cicatrización de las heridas
  • Daño del tejido conectivo
  • Daño muscular

Ingesta y forma de administración de la vitamina C

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre la dosis diaria necesaria de ácido ascórbico. Debido a que la misma tiene propiedades preventivas de muchas enfermedades, resulta todavía más difícil recomendar una dosis exacta. La dosis diaria para adultos oscila entre los 200 a 250mg al día.

Pero incluso, en ocasiones, se recomiendan 1000mg cuando se sufren algunas enfermedades o se está sometido a un fuerte desgaste físico. Por ello, es muy difícil para los consumidores proveerse de estas cantidades exclusivamente mediante el consumo de frutas y verduras. Para obtener 1000mg de vitamina C, tendríamos que comer unos 10 kiwis o 650 gramos de perejil aproximadamente. Por este motivo tomar un suplemento dietético de vitamina C es una alternativa muy útil.

¿Para quién es especialmente importante la vitamina C?

  • Las personas que sufren sangrado o enfermedad en las encías
  • Las personas con lesiones o quemaduras
  • Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia
  • Los diabéticos
  • Los deportistas
  • Las personas que tienen una mayor necesidad de vitamina C debido al estrés, el tabaquismo, el alcohol o las drogas
  • Los pacientes con cáncer
  • Las personas con el sistema inmunitario débil
  • Los que necesitan una cicatrización de las heridas

Opinión de los expertos sobre la vitamina C:

1. La vitamina C protege del infarto de miocardio y del ataque cerebrovascular

El examen sobre la evaluación de la Segunda Encuesta de Salud y Nutrición (NHANESII) reveló que un aumento en la ingesta de vitamina C disminuye significativamente el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un ataque cerebrovascular. Además, la vitamina C también disminuye los niveles de colesterol y los triglicéridos elevados.

2. La vitamina C puede prolongar la vida

Los investigadores de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, han descubierto que la vitamina C puede prolongar la vida. Los estudios clínicos demostraron que cuanta mayor es la concentración media de la vitamina C en sangre, mejor es la salud de esa persona.

3. Prevención contra el Cáncer

El consumo de esta sustancia de forma habitual es un arma para proteger al organismo frente al cáncer.

  Cargando...