Todos los envios siempre gratis *

78 Productos
Configurar sentido ascendente
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. »
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. »

Alrededor de los 35 años empezamos a perder entre 1-1,5% de la masa ósea, y las mujeres todavía pierden más. Los estudios clínicos han demostrado que el consumo de calcio, exclusivamente, no es suficiente, para prevenir la osteoporosis. Para ganar densidad ósea, y evitar las fracturas de los huesos, hay que tomar también vitamina D y vitamina K2. Además, también contribuye a dar estabilidad a los huesos el magnesio, el cobre, el zinc, el selenio y las vitamina C y B.

En nuestro país, más de 8 millones de personas sufren osteoporosis, una enfermedad que ha sido incluida entre las diez enfermedades más frecuentes, por la Organización Mundial de la Salud. Esta enfermedad, que afecta a la dolencia de los huesos y puede desencadenar en fractura de cadera u otro tipo de fracturas, se denomina osteoporosis, o enfermedad de pérdida ósea.

¿Cuáles son las causas de la osteoporosis?

En el 95 por ciento de los casos, no existe una información concreta sobre las causas que originan la osteoporosis. En este caso, la pérdida de masa ósea se conoce como osteoporosis primaria.

En el caso de las mujeres, puede producirse después de la menopausia, lo que se conoce como osteoporosis postmenopáusica.

Y en el caso de las personas mayores de 70 años, se produce por la edad, conociéndose como osteoporosis senil.

Además del género y la edad, existen otros causas que afectan a la pérdida de hueso, como la predisposición genética, la ingesta insuficiente de calcio, la carencia de las vitaminas D y vitamina K, el tabaquismo, la falta de ejercicio y el consumo excesivo de alcohol.

Además, la osteoporosis también puede desencadenarse a consecuencia de trastornos hormonales o metabólicos o por la ingesta continuada de determinados tipos de medicamentos como cortisona, antiepilépticos u hormonas tiroideas.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de la osteoporosis?

La osteoporosis no presenta una sintomatología concreta. La aparición progresiva de la osteoporosis, a lo largo de toda la vida, es el motivo por el cual la enfermedad puede pasar desapercibida durante algún tiempo.

Solo cuando la masa ósea ha disminuido más de lo normal, el hueso se convierte en poroso e inestable, y se manifiesta el dolor, con el riesgo de sufrir fracturas sin causa aparente.

En el caso de que sospeches de que puedes tener osteoporosis, por pertenecer a uno de los grupos de riesgo, lo mejor es que acudas a tu médico, para que él valore la situación.

Si la enfermedad no se detecta a tiempo, puede provocarse una fractura de huesos.

Entre todas, la fractura de cadera es una de las más frecuentes, sobre todo en el caso de las mujeres.

Las zonas más afectadas por las fracturas de los huesos son:

  • vértebras
  • femoral
  • cúbito y radio, cerca de la muñeca
  • húmero
  • pelvis

¿Cómo se puede detectar la osteoporosis?

La aparición repentina de fracturas en la tercera edad (como la típica fractura de cadera, que suele producirse en las mujeres) puede darnos información sobre el riesgo de padecer osteoporosis, aunque se necesita un estudio más completo para asegurar el diagnóstico, como el de la medición de la densidad ósea por rayos-X.

Mediante la osteodensitometría se mide la densidad del hueso y se compara con los valores promedio de un adulto de 30 años de edad.

Si se observa una desviación de -1 a -2.5 se puede hablar de osteoporosis ligera.

Cuando la desviación es superior a -2.5, se habla osteoporosis moderada, y si supera esa desviación, ya estaríamos frente a una osteoporosis severa. También puede estudiarse el nivel de la osteoporosis mediante una tomografía realizada por ordenador, aunque este sistema somete al paciente a una mayor radiación.

¿Qué medicamentos específicos se utilizan en el tratamiento de la osteoporosis?

El tratamiento de la osteoporosis se centra en influir positivamente sobre el metabolismo óseo y aliviar el dolor.

Existen diferentes tipos de medicamentos para tratar la enfermedad de la osteoporosis, entre los que se encuentra la calcitonina y los estrógenos, principalmente del grupo de los bisfosfonatos, similares a las sustancias endógenas responsables de la arquitectura ósea interna.

Este tratamiento intenta estimular la formación ósea y conseguir estabilizar la densidad de los huesos o, incluso, aumentarla, con lo que se evitaría el riesgo de sufrir una fractura, como la fractura de cadera.

¿Qué nutrientes naturales favorecen los huesos y previenen la osteoporosis?

La osteoporosis puede prevenirse y tratarse, además de con medicamentos convencionales, con el suministro de calcio y de las vitaminas D y K2.

También es recomendable para la salud de los huesos, tomar el sol y si esto no es posible, tomar suplementos dietéticos que compensen esta carencia. Es necesario que la población tenga la información adecuada sobre esta enfermedad, para evitar el riesgo de sufrir fracturas óseas.

También es conveniente saber que la producción de vitamina D mediante la exposición de la piel al sol va disminuyendo progresivamente con la edad.

Para el tratamiento de la enfermedad de la osteoporosis, se recomienda tomar suplementos de calcio y suplementos vitamina D. La dosis de calcio recomendada es la de 1000 a 1500 miligramos al día. La vitamina D es la responsable de la absorción del calcio por el intestino y la vitamina K2, es la encargada de incorporar el calcio a los huesos.

En base a todo ello, las conclusiones más recientes son las siguientes: La vitamina K2 activa la proteína GLA, la osteocalcina, que es necesaria para incorporar el calcio en los huesos. La vitamina K2 se encuentra en alimentos de origen animal, como la carne, la casquería, la mantequilla, la yema de huevo, en algunos quesos, aunque en cantidades muy pequeñas y, sobre todo en el natto, un alimento tradicional de soja fermentada.

¿Cómo se puede prevenir la enfermedad de la osteoporosis?

  • Llevar una dieta balanceada con un alto consumo de calcio. Entre las fuentes de calcio más importantes figuran la leche, los productos lácteos, el agua mineral rica en calcio y las verduras de hoja verde.
  • La dieta a veces no cubre las necesidades de calcio, por lo que además se recoemidno tomar un suplemento multivitamínico rico en calcio que tenga vitamina D y vitamina K2 además de vitamina C.
  • La osteoporosis se produce a menudo por una deficiencia de magnesio, por lo que debe incluirse este en la dieta para evitar el deterioro de los huesos. También es muy importante para la salud de los huesos, tomar cobre y zinc, que son los elementos encargados de mantener la densidad ósea. Por lo tanto, lo mejor es bucar un multivitamínico-mineral que nos aporte una dosis óptima de todos estos micronutrientes.
  • Hacer ejercicio periodicamente. El ejercicio físico es muy importante para prevenir y tratar la osteoporosis, ya que el ejercicio favorece la formación y la salud del hueso de forma activa, y asegura que los músculos estén fuertes durante toda la vida, evitando el dolor del esqueleto.
  • No fumar, controlar la ingesta de cafeína y controlar el exceso de sal.
  • Limitar el consumo de refrescos (como la cola) y reducir al máximo el consumo de alcohol.
  • Evitar medicamentos que disminuyan la masa ósea.

Vitamina D y los huesos

Vitamina D, esencial para los huesos

La vitamina D es responsable de asegurar que el calcio se absorba por el cuerpo a través del intestino.

Junto con el calcio y la vitamina K, juega un papel clave en el metabolismo óseo, en particular en la formación de la nueva masa ósea y en la constitución de una estructura ósea sólida.

En consecuencia, puede aumentar el riesgo de sufrir osteoporosis o tener fracturas en los huesos.

Todo sobre el Calcio

Calcio, mineral esencial para los huesos

Un aporte suficiente de calcio es esencial, sobre todo en la personas mayores, ya que ayuda a prevenir la pérdida ósea.

Tomar suplementos dietéticos de calcio también es muy útil para prevenir la aparición de la osteoporosis.

Este calcio debe tomarse preferentemente junto con la comida, para facilitar su absorción.

Los niños, adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes suelen absorber del 60 al 75% del calcio que consumen con los alimentos. En los adultos, la absorción, por lo general, es del 30 al 40% y aumenta con la edad.

Magnesio y sus propiedades

Las funciones del magnesio

El mineral magnesio es vital para promover la salud de los huesos.

Un estudio estadounidense encontró que cuando hay un déficit de magnesio las células envejecen con mayor rápido.

Si el organismo tiene bajos niveles de este mineral de forma crónica puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con la edad, como la diabetes.

También ayuda a reducir los trastornos cardiovasculares y la osteoporosis, tal y como manifestó David Killilea en el informe de Bruce Ames de la Universidad de California, Berkeley.

Todo sobre el selenio

Todo sobre el Selenio

El Selenio es un oligoelemento fundamental para la salud general del organismo.

Funciona como un gran antioxidante que combate los radicales libres y previene contra la degeneración celular.

Activa y estabiliza el sistema inmunitario, favoreciendo y haciendo más rápida la curación de las enfermedades. El selenio genera los anticuerpos que defienden el organismo de cualquier ataque.

Los estudios clínicos han demostrado que el selenio inhibe la aparición de las células tumorales.

El selenio es básico para el cuerpo humano: interviene en el metabolismo celular.

Zinc para los huesos

Zinc para los huesos

Interviene en diversos procesos químicos del cuerpo humano.

Tiene un papel esencial en la digestión de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.

También interviene en la producción de energía corporal, en la formación de tejidos y en la construcción de músculo.

El zinc se encuentra en muchos alimentos, particularmente en los de origen animal como las carnes rojas, carnes de ave de corral y casquería.

También los pescados y los mariscos, especialmente las ostras son ricas en zinc.

Mineral Cobre, esencial para la salud

Cobre, esencial para la salud

El cobre juega un papel esencial en el metabolismo del hierro y en el desarrollo de los glóbulos rojos, que son los encargados de la absorción del oxígeno y su distribución a las células.

Además, el cobre también interviene en la pigmentación de la piel y el cabello. Interviene en la síntesis de melanina, un pigmento natural que le aporta coloración a la piel y al cabello.

Una falta de cobre puede producir un déficit en la producción de melanina, y dar lugar a problemas de la piel como machas.

  Cargando...