Todos los envios siempre gratis *

No existen productos que cumplan el criterio de selección

Las pesas, tengan la forma que tengan, se utilizan en prácticamente todos los tipos de entrenamiento. Y es que, si bien es cierto que la mayoría de la gente piensa que solo sirven para ganar músculo, también son muy útiles de cara a tonificar e, incluso, perder peso. Por ello, se incluyen también en disciplinas como el aeróbic, el yoga o el método Pilates. En general, pueden distinguirse tres tipos de pesas diferentes: los discos, las mancuernas y las kettlebells o pesas rusas.

En primer lugar vamos a exponer brevemente los discos, es decir, aquellos elementos con forma circular que, habitualmente, se colocan en las barras para poder llevar a cabo multitud de ejercicios de musculación. En este sentido hay que decir que, en la actualidad, existen infinidad de tipos. Entre todos ellos destacan, sobre todo, las caseras elaboradas a partir de materiales como el cemento, las olímpicas y las semiprofesionales, y las de hierro forradas o no en goma. Además, los modelos que pueden usarse sin barra incluyen agarraderas.

Por su parte, las kettlebells, también conocidas en muchos lugares como pesas rusas, son elementos con forma de bola de cañón en cuya parte superior se sitúa un asa a través de las cuales se sujetan. Son válidas para conseguir prácticamente cualquier objetivo y su peso suele oscilar entre los 2 y los 28 kilogramos. Por su parte, las mancuernas constan de una pequeña barra metálica en cuyos extremos tienen cabida dos discos. Pueden ser de neopreno, metálicas o de goma.

  Cargando...