Todos los envios siempre gratis *

No existen productos que cumplan el criterio de selección

Las durezas son zonas de la piel, generalmente, de los pies y de las manos que, a causa del roce excesivo y la presión ejercida por determinados objetos como, por ejemplo, el calzado o la utilización de barras y mancuernas sin guantes en el gimnasio, adquieren un color blanco-amarillento y se endurecen. Esto se debe a que la epidermis, como respuesta defensiva cuya finalidad es la de evitar la aparición de ampollas y lesiones similares, crea capas superficiales de células muertas que se acumulan una sobre otra.

Las durezas se presentan, sobre todo, en los talones de los pies y en la base de los dedos de las manos. Mejorar su apariencia e, incluso, eliminarlas por completo es algo realmente sencillo que, salvo que se trate de un caso grave, cualquier persona puede hacer en su propia casa. En primer lugar, con el objetivo de ablandarlas un poco, lo más recomendable es introducir la zona afectada en un recipiente lleno de agua caliente con sal durante varios minutos y, después, secarla bien y proceder a rozarla suavemente con una piedra pómez o una cuchilla especial.

De igual forma, aplicar una crema exfoliante mediante un suave masaje también es de gran utilidad. Posteriormente, una vez se haya eliminado la dureza, aplica una loción hidratante para regenerar la zona. En este sentido, si contiene aloe vera, mejor. Probablemente, en no más de una hora hayas realizado todo el proceso y puedas volver a lucir unas manos o pies sanos, con una apariencia bonita y libres de imperfecciones.

  Cargando...