Todos los envios siempre gratis *

29 Productos
Configurar sentido ascendente
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. »
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. »

El ácido alfa lipoico es conocido como el "antioxidante universal", ya que reduce los radicales libres que existen en el organismo.

Tiene la particularidad de que es soluble en grasa y en agua.

Esto significa que el ácido alfa lipoico se asimila con facilidad en las capas de lípidos de la piel y funciona igualmente bien para combatir los radicales libres en la membrana externa de la célula y en los interiores acuosos de la misma.

El ácido R-lipoico es un Super Antioxidante que protege, a gran escala, los nervios y las células del organismo. El ácido R-lipoico previene la oxidación, y puede regenerar y prolongar los efectos de la vitamina C, la vitamina E, coenzima Q10 o glutatión.

El ácido lipoico aporta energía esencial al organismo. Nuestras células necesitan sus nutrientes vitales para producir energía. Además, el ácido lipoico también tiene efectos antioxidantes, por lo que evita el envejecimiento de las células y favorece el funcionamiento óptimo del corazón, el hígado y el cerebro.

¿Qué es el ácido alfa lipoico?

El ácido lipoico es un ácido graso que contiene azufre. Se encuentra en muchos alimentos, como las espinacas, el brócoli o el extracto de levadura. En el cuerpo humano está presente especialmente en el riñón, el corazón y el hígado.

A pesar de que esta sustancia está presente de forma natural en la alimentación que tomamos normalmente, a través de las verduras y la carne, su contenido es muy pequeño. El ácido lipoico es esencial para el correcto funcionamiento de los órganos, ya que ayuda a las mitocondrias del metabolismo celular, y, además, tiene un efecto antioxidante.

El ácido alfa lipoico tiene mayor eficacia como antioxidante que las vitaminas C y E, dado que la vitamina C actúa exclusivamente en agua, y la vitamina E ejerce su eficacia solo en grasa. La capacidad de actuar tanto en agua como en grasas que tiene el ácido lipoico lo convierte en único.

Los procesos metabólicos celulares proporcionan energía al cuerpo y ayudan en la división de las sustancias químicas y los diferentes nutrientes que tomamos a través de los alimentos, tales como carbohidratos, grasas, proteínas y alcoholes.

La actividad antioxidante del ácido alfa lipoico protege el cerebro y otros órganos sensibles al daño causado por los radicales libres. Aunque hasta la fecha no se dispone todavía de ensayos clínicos definitivos, se considera que el mecanismo de acción del ácido lipoico ayuda al organismo en la curación de heridas, lesiones y enfermedades.

El ácido lipoico es tan importante que una deficiencia puede tener múltiples efectos negativos para el cuerpo. Se sabe que una deficiencia de ácido lipoico puede manifestarse de diferentes formas y puede ser muy difícil de determinar.

En general, la deficiencia del ácido lipoico se manifiesta de manera general como la deficiencia de otros antioxidantes, mediante la debilidad del sistema inmunológico, los problemas de memoria y la pérdida de masa muscular.

Los beneficios para la salud del ácido lipoico

Los estudios sugieren que el ácido alfa lipoico presta una ayuda esencial al organismo en los siguientes procesos:

  • Aumenta la energía
  • Previene el envejecimiento celular
  • Mejora de la memoria
  • Mejorar la vista
  • Estabiliza la presión arterial a un nivel saludable
  • Repara las células nerviosas dañadas
  • Previene la aparición de enfermedades

Diversos formatos de dosificación del ácido lipoico

Los suplementos dietéticos de ácido alfa lipoico se presentan en formato de comprimidos, tabletas o en forma líquida. También existen cremas terapéuticas de aplicación local e inyecciones de ácido lipoico.

Actualmente las cápsulas de ácido alfa lipoico se comercializan como antioxidante, para mejorar la energía y, en algunos países, como medicamento con receta.

El ácido lipoico es un potente antioxidante

Los antioxidantes son muy importantes para el cuerpo, ya que eliminan los radicales libres (o moléculas inestables) y sus efectos dañinos que estos causan.

Los radicales libres son sustancias químicas que se producen en el cuerpo durante los procesos celulares normales. Cuando se separan pueden dañar las células, tener un efecto adverso sobre el metabolismo y convertirse en perjudiciales para los órganos vitales.

Los antioxidantes pueden evitar esto mediante uniéndose a las moléculas inestables, protegiendo, de esta manera, el tejido celular. Se cree que el ácido alfa lipoico, además de su acción antioxidante y de contención, también puede logar que los radicales libres se regeneren.

Si el cuerpo carece de antioxidantes, el ácido alfa lipoico combate las moléculas inestables del modo en que lo harían otros antioxidantes.

El ácido lipoico tiene grandes propiedades antioxidantes y es eficaz tanto en en los tejidos grasos como en los acuosos, por lo que ayuda a fortalecer el funcionamiento celular en todos los casos. Al contrario de lo que sucede con las vitaminas C y E, que únicamente son eficaces en uno u otro medio, el ácido alfa lipoico, tiene una gama más extensa de actuación como antioxidante.

El ácido lipoico protege el sistema nervioso

A diferencia de lo que sucede con las vitaminas, el ácido lipoico es eficaz tanto en grasa como en agua, por lo que es perfecto para la protección del tejido cerebral, dejamos enlace a más info aquí.

Puesto que el ácido lipoico es capaz de superar la barrera sangre-cerebro, es uno de los pocos antioxidantes que puede prevenir desde el interior del cerebro los daños causados por los radicales libres. También se cree que ayuda a fortalecer los vínculos de conexión entre las células nerviosas y que tiene un impacto positivo en la sensibilidad y tiempo de respuesta.

El ácido lipoico y su papel contra el envejecimiento

Todos los antioxidantes tienen un efecto anti-envejecimiento. Las moléculas inestables destruyen el tejido celular, causando la muerte de las células y aceleran el envejecimiento del cuerpo. Al prevenir el daño celular, las células intactas se reproducen durante más tiempo, lo que contribuye a favorecer la salud en general y a proporcionar el correspondiente bienestar.

Además, se ha demostrado que el ácido lipoico aplicado de forma local, puede regenerar la piel dañada.

Pero el ácido alfa lipoico no tiene solo un efecto positivo en el exterior, sino que sus verdaderos beneficios radican esencialmente en la función de protección del cerebro y otros órganos.

Los experimentos realizados con animales sugieren que el ácido lipoico puede prevenir la pérdida de audición en los ancianos. Otro estudio similar apunta a los beneficios potenciales que puede tener en el tratamiento del glaucoma.

Aunque estos supuestos no han sido probados de forma concluyente, sí son múltiples los informes que describen las posibles áreas de aplicación del ácido lipoico para mejorar la salud y el bienestar de las personas mayores y evitar determinados daños en el organismo, antes de que sucedan.

Ácido alfa lipoico y la diabetes

El ALA es una gran herramienta para para mejorar la respuesta y sensibilidad a la insulina y para regular los niveles de azúcar en sangre.

Tiene la propiedad de evitar la glicosilación de las proteínas y evitar la transformación de glucosa y galactosa en sorbitol. El acumulo de sorbitol se vincula con algunas patologías presentes en las personas con diabetes, entre ellas las cataratas. El ácido alfa lipóico se muestra muy efectivo para mejorar la diabetes tipo 2 y muchos estudios lo respaldan. Además de sus efectos sobre los niveles de azúcares, el ácido alfa lipóico protege el daño vascular renal, disminuye los síntomas de la neuropatía y favorece la función del sistema nervioso. Esto lo consigue gracias a su propiedad para ser soluble en medios grasos y acuosos, lo que le ayuda a llegar a zonas de los nervioso con poca accesibilidad y protegerlos de los daños oxidativos.

ALA y su función metabólica

Las propiedades del ácido alfa lipóico va más allá de su efecto sobre los niveles de glucosa en sangre, ya que varios estudios muestran su efectividad para prevenir y mejorar diversas alternaciones metabólicas.

El ALA se emplea de forma satisfactoria en personas que padecen obesidad, disminuyendo hasta un 8% su peso corporal. Ayuda a mejorar la composición corporal, disminuye la grasa abdominal y además ayuda a reducir la hipertensión arterial. Todo ello como efecto secundario de su acción sobre la sensibilidad a la insulina y el aumento de la adiponectina.

La adiponectiva es una sustancia con efecto antiinflamatorio y antiaterogénico y su cantidad se encuentra reducida en personas que padecen resistencia a la insulina como la obesidad, la diabetes tipo 2 y síndrome metabólico.

Aumento del rendimiento físico

Con el paso de los años, se reduce la masa mitocondrial y con ello la capacidad que tiene el cuerpo para generar energía. Como consecuencia, se reduce la masa celular y aumenta la acción de los radicales libres.

El aporte de ALA aumenta la actividad de las mitocondrias, disminuye la peroxidación y favorece la síntesis de energía. Esto a su vez ayuda a prevenir la pérdida de tejido muscular y garantizar una correcta función muscular.

El ácido alfa lipóico ayuda a movilizar la glucosa hacia las células musculares, aumentando su uso por el tejido muscular. Este efecto hace que mejore el uso de nutrientes y mejora el rendimiento deportivo y la salud general.

Realizar ejercicio físico además aumenta la producción de radicales libres, lo que significa que los antioxidantes endógenos, como el glutatión o la vitamina E se reducen, incrementando el estrés oxidativo y el daño a los tejidos.

Varios estudios demuestran que los suplementos de ALA ayudan a proteger el organismo del exceso de radicales libres que atacan el organismo durante la actividad física. El estrés oxidativo elevado altera la regulación de la contracción de los músculos e incluso puede afectar a las proteínas miofribriales, lo que una disminución del estrés oxidativo influye sobre la reducción de la fatiga muscular.

Su papel sobre la salud cardiovascular

Puede ser beneficioso para mejorar el sistema cardiovascular gracias a su capacidad para cuidar los vasos sanguíneos, disminuir la hipertensión arterial y equilibrar los lípidos en sangre.

El ácido alfa lipóico, a su vez, tiene la capacidad de regenerar la vitamina E, un gran antioxidante que también mejora la función cardiovascular.

Aumenta el sistema inmunológico

El ALA junto a otros antioxidantes como la vitamina C, los bioflavonoides o los Omega-3, favorece la síntesis de interferón, una sustancia creada por las células blancas del organismo contras las infecciones, alergias, etc.

ALA y el síndrome de la fatiga crónica

Ya que tiene un papel principal en el aumento de la producción de energía celular, el ALA puede ser un remedio natural para mejorar el síndrome de la fatiga crónica.

Otros campos de aplicación del ALA

El ácido alfa lipóico se muestra beneficioso en muchas condiones de salud, como el caso de personas que padecen glaucoma, a las que se les recomienda una dosis de 150 mg al día.

El ALA interviene en el correcto mantenimiento de los huesos y como preventivo de la osteoporosis. Algunas investigaciones recientes han demostrado que puede ser de gran ayuda como remedio natural contra los dolores de cabeza y las migrañas, ya que una dosis de 600 mg al día parecen disminuir su intensidad y frecuencia.

¿Quién necesita tomar ácido lipoico?

La ingesta de ácido alfa lipoico es útil, sobre todo, para las personas que sufren las siguientes enfermedades/trastornos:

  • Alzheimer
  • Parkinson
  • Demencia
  • Síndrome de Fatiga Crónica
  • Ardor en la lengua (glosodinia)
  • Enfermedades mitocondriales
  • Esclerosis múltiple (MS)
  • Pérdida de memoria
  • Enfermedad de Wilson o glaucoma
  • Pérdida de visión o cataratas
  • Enfermedad de Lyme
  • Colesterol alto
  • Hipertensión
  • Tinnitus
  • Acné y rosácea
  • Obesidad

¿Tiene efectos secundarios el ácido lipoico?

El ALA se considera seguro cumpliendo las instrucciones de uso y administración. Solamente en cantidad muy altas (1200-1800mg al día) pueden provocar efectos secundarios como dolor estomacal, náuseas, vómitos, mareos o reacción alérgica cutánea que desaparecen con el dese de su consumo. Los expertos consideran que su uso en periodos prolongados de manera continuada, existen estudios de dos años de duración en los que no se ha observado ningún efecto adverso de importancia.

Efectos secundarios del ácido lipoico

El ácido lipoico puede causar interacciones con otros medicamentos, especialmente en los casos de personas con deficiencia de tiamina. Si tienes una deficiencia de tiamina, consulta con tu médico antes de tomar ácido lipoico.

La ingesta de ácido alfa lipoico puede afectar a los medicamentos utilizados para el tratamiento de trastornos de la tiroides. En este caso, también debes de consultar previamente con tu médico.

Dosis recomendadas de ácido alfa lipoico

El ácido lipoico, por lo general, se administra en forma de comprimidos. La dosis recomendada para las personas sanas que quieren un suplemento antioxidante oscila entre 20 a 100mg diarios.

Razones para tomar suplementos dietéticos que contengan ácido lipoico

Los estudios sugieren que el ácido lipoico tiene los siguientes efectos positivos

  • Ayuda a la pérdida de peso
  • Aumenta la energía
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Ayuda en el rendimiento de la memoria
  • Mejorar la función cerebral
  • Estabiliza la presión arterial a un nivel saludables
  • Reduce el colesterol
  • Reduce los niveles de azúcar en sangre
  Cargando...